Cerrar
CONACYT

Desde Infotec

La importancia del ahorro voluntario para el retiro y el papel de las TIC

Publicado: Mayo 2018

Por: Marlen Martínez Domínguez y Dulce Angélica Gómez Navarro

 

La actual revolución tecnológica caracterizada por el uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) ha producido cambios sociales y económicos a gran escala. Desde los años 80, diversas agencias internacionales como la ONU, UNESCO y OCDE insertaron el discurso de una nueva sociedad de la información y el conocimiento, donde se plantearon diversos retos respecto al crecimiento económico, la competitividad y el empleo.

Ante el dinamismo de la globalización y los avances tecnológicos, la alta especialización y la necesidad de elevar la productividad en un panorama cada vez más demandante, las empresas y naciones requieren de personal mejor formado y actualizado en su campo profesional, pues una fuerza laboral capacitada es un activo crucial para el sistema productivo.

En la capacitación, las TIC son herramientas para facilitar la enseñanza y el aprendizaje, con la finalidad de desempeñar de forma eficiente el trabajo. Los retos a los que se enfrenta la fuerza de trabajo son la ignorancia y la obsolescencia; la primera se refiere a la falta total o parcial de conocimientos y la segunda se vincula con la presencia de conocimientos atrasados para realizar las actividades laborales (De la Rosa, 2016).

Aunque los países latinoamericanos han avanzado en esta materia en los últimos 20 años, lo cierto es que sólo “un 10% de la Población Económicamente Activa (PEA) recibe alguna forma de capacitación al año” (Fiszbein, Cumsille y Cuena, 2016, p.5). Estos mismos autores concluyen que los trabajadores con menos grados de escolaridad reciben menos capacitación que aquellos que sí cuentan con mayor nivel educativo; de igual manera, los trabajadores en micro y pequeñas empresas suelen tener menos cursos de capacitación laboral.

En México la Ley del Trabajo sostiene: “es de interés social promover y vigilar la capacitación, el adiestramiento, la formación para y en el trabajo, la certificación de competencias laborales, la productividad y la calidad en el trabajo (Diario Oficial de la Federación, 2015, p.2)”. Para ello se han puesto en marcha diversos mecanismos de política pública (como el Programa de Capacitación a Distancia para Trabajadores, no obstante, sólo uno de cada tres trabajadores mexicanos recibe capacitación a lo largo de su vida laboral (Ricart, Morán y Kappaz, 2014).

Ante este panorama se abren nuevas oportunidades para elevar la capacitación laboral por medio de la educación en línea, la cual ha mostrado alta efectividad en el aprendizaje cuando lo respalda “un diseño pedagógico sólido” (García Aretio, 2017, p.12). La capacitación en línea es una modalidad flexible de aprendizaje que puede ser utilizada para la adquisición de habilidades y competencias laborales en diversos contextos, donde el uso de internet y de plataformas online permiten al usuario acceder a información, interactuar con materiales, llevar un acompañamiento cercano en el proceso de aprendizaje por medio de un facilitador e impulsar el aprendizaje colaborativo y en red, favoreciendo así el networking.

Así pues, el uso de otras herramientas como el m-learning que consiste en el uso del celular para el acceso a apps y programas educativos, los MOOC (Massive Open Online Course) o los Recursos Educativos Abiertos como wikis o blogs que pueden ser favorecedoras en procesos de capacitación laboral, especialmente porque se rompe con las barreras de espacio, tiempo y dinero, propicia un aprendizaje autónomo y una actualización permanente. Al respecto, a partir del 2015 se presentó MOOC MéxicoX, mediante cursos abiertos, gratuitos y en línea busca promover el aprendizaje de toda la población mediante el desarrollo de habilidades digitales para el estudio, el trabajo y la vida (Edel-Navarro, Ruiz-Mendez y Sánchez-Matías, 2018).

Sin embargo, el país enfrenta al menos dos importantes retos que impactan la posibilidad de aprovechamiento de estos recursos digitales: el primero, consiste en reducir la brecha digital que afecta a los trabajadores de bajos recursos y poca escolaridad que tienden estar más alejados de la capacitación laboral, de tal manera que se pueda democratizar el uso de las TIC para la formación para el trabajo, y el segundo, consiste en ampliar la cobertura nacional respecto al número de personas que se favorecen con procesos de educación continua en el trabajo impulsando políticas públicas que vinculen al sector productivo, al gobierno y los trabajadores, enfatizando en los beneficios colectivos e individuales.

 

Referencias:

Marlen Martínez Domínguez y Dulce Angélica Gómez Navarro

CONACYT - Centro de Investigación e Innovación en Tecnologías de la Información y Comunicación, Laboratorio de Apropiación de Tecnologías de la Información y Comunicación. Circuito Tecnopolo Sur #112, colonia Tecnopolo Pocitos, C. P. 20313, Aguascalientes, Aguascalientes. México. (55) 5624 2800. Correo electrónicos: marlen.martinez@infotec.mx y dulce.gomez@infotec.mx

Datos de contacto

Área de Comunicación Social - Tel: 5624 2800 ext. 2503 - infotecomunica@infotec.mx